Usted no es bienvenido, señor Obama.



La brecha entre la imagen pública que se proyecta de Obama y la realidad de sus políticas es de tal magnitud que entre sus críticos en EE.UU. hay quienes hablan de la Marca Obama, algo ficticio creado por una campaña permanente de relaciones públicas, frente al Obama real.

No se nos escapa que el Presidente de Estados Unidos llega a España procedente de la cumbre de la OTAN en Polonia, realizada dos días antes, y menos de un mes después del triunfo del Brexit para la salida del Reino Unido de la UE. Separar ambos hechos y ambas instituciones capitalistas sería no sólo ingenuo sino un modo de falsear la realidad de la doble unión de Europa y España con los intereses de Estados Unidos; es decir, en lo militar y en lo económico.

En lo económico Obama busca evitar la ruptura interna de la UE, tras haber hecho campaña en contra del Brexit. El capitalismo globalizado a nivel mundial tiene un importante aliado de los intereses de EE.UU. en la UE y las “políticas anticrisis” son el mejor modo de acabar con las conquistas históricas de la clase trabajadora y de garantizar la extracción de los beneficios empresariales a partir de su sobreexplotación. En este contexto, el TTIP que los Estados Unidos negocian con la UE es un modo de reforzar aún más el carácter burgués de los Estados europeos ligados a los intereses de las grandes corporaciones multinacionales.

En lo militar, es evidente que Obama no es el hombre progresista y de paz que se nos intenta vender. De particular relevancia es destacar aquí las realidades de su política exterior. En 2009 Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, por su supuesto compromiso con la no proliferación de armas nucleares. Esta imagen internacional de Obama como hombre de paz que busca la vía diplomática se ha promovido sin descanso. Nada más alejado de la realidad; Obama ha sido uno de los presidentes estadounidenses más violentos. Es el presidente que corresponde a una superpotencia en declive en lo económico, cuyo descenso intenta compensar con el incremento de su intervencionismo bélico.

Bajo su mandato EE.UU. ha aumentado su arsenal de cabezas nucleares y ha desarrollado “mini” bombas nucleares que contribuyen a que deje de considerarse el uso de este tipo de armas actualmente como algo impensable.

Ha continuado los bombardeos en Afganistán, Irak, Pakistán y Somalia iniciados por su predecesor, el Republicano Bush, y los ha extendido a países como Yemen, Libia y Siria. Ha hecho de los bombardeos con drones (aviones no tripulados) y los asesinatos extrajudiciales una de las señas de identidad de su política exterior.

La promoción de grupos extremistas entrenados y financiados para desestabilizar gobiernos en la mira de EE.UU. ha incrementado su ímpetu con Obama. Basten los ejemplos de Libia y Siria. La crisis de los refugiados en Europa es resultado directo de la política imperialista estadounidense de cambios de régimen bajo Obama.

Obama ha promovido igualmente un golpe de estado y un gobierno neonazi en Ucrania. Las provocaciones permanentes a Rusia en sus propias fronteras incluyen el despliegue en Europa del Este del llamado escudo antimisiles.

EE.UU. mantiene cientos de bases militares que rodean a China donde se está dando un incremento de su presencia militar, con el envío de buques de guerra, aviones de combate y fuerzas especiales. El juego de guerra denominado Operation Talisman Sabre llevado a cabo en 2015 en el que se simulaba el bloqueo del Estrecho de Malaca, a través del cual pasa la mayor parte del comercio y el petróleo de China, ha sido un acto claro de provocación a este país.

La política de provocación permanente a Rusia y China de la administración Obama supone el riesgo de provocar una tercera guerra mundial.

El control total de África ha sido también prioritario para Obama, dándole un papel cada vez más relevante al mando unificado de EE.UU. para África (AFRICOM) que estuvo al mando del ataque contra Libia.

Tampoco han disminuido bajo el mandato de Obama los ataques contra países latinoamericanos, el “patio trasero” estadounidense, muy especialmente contra Venezuela a la que ha sometido a una guerra económica y propagandística permanente. El supuesto cambio de su política en relación a Cuba es solo un cambio de estrategia sin modificación alguna de los objetivos de sus predecesores.

El sometimiento de nuestro país a la agenda del imperialismo estadounidense y a la OTAN tiene un largo recorrido y no ha hecho sino profundizarse en los últimos años. Como ejemplos, en 1999 aviones del Ejército del Aire español participaron activamente en los bombardeos de Yugoslavia, la primera “guerra humanitaria” de la OTAN. En 2011 la entonces ministra de Defensa Carme Chacón afirmó refiriéndose a la participación española en el ataque contra Libia que ningún militar sale a una misión sin saber bajo que ordenes está, para subrayar a continuación que era EE.UU quien estaba al frente de la misión a través de AFRICOM y que el embargo naval estaba bajo el mando de la OTAN.

Las bases militares de EE.UU. en España se han visto reforzadas en los últimos años. En la base de Morón de la Frontera (Sevilla) se han desplegado fuerzas de respuesta rápida listas para actuar “en caso de amenaza a los intereses estadounidenses en el norte de África o en la zona del Sahel”. En 2015 el gobierno de Mariano Rajoy firmó un acuerdo que convierte a Morón en una base permanente de EE.UU para “la respuesta a las crisis de África”. Por su parte, el despliegue del llamado escudo antimisiles en la base de Rota (Cádiz) implica de manera muy directa a España en las provocaciones de EE.UU. contra Rusia. Hablar como han hecho algunos de una remilitarización de las relaciones bilaterales entre España y EE.UU. es evidentemente correcto. Obama tiene previsto participar en un acto en las bases militares de EE.UU. en España


Concentración ante la embajada de EEUU

c/Serrano, 75. Metro Rubén Darío. Madrid

Domingo 10 de Julio. 12, 30 horas.

PRESUPUESTOS MILITARES PARA GASTOS SOCIALES. NO AL PAGO DE LA DEUDA

NO A LA GUERRA, OTAN NO. BASES FUERA

NO AL TTIP Y A LA SUBORDINACIÓN EUROPEA Y ESPAÑOLA AL IMPERIALISMO USA



Últimos artículos


La clase trabajadora puede tomar la iniciativa en la lucha si se organiza

Tras un período de larga sequía en la que los conflictos eran particulares, específicos de empresas concretas y circunscritos a colectivos limitados en su número, hemos ido viendo cómo ha ...

Leer más...

17M: Concentraciones empleados públicos temporales

Desde el EEC damos todo nuestro apoyo a los trabajadores temporales de todas las Administraciones Públicas del Estado español, suscribiendo todas sus reivindicaciones, y llamamos a toda la clase trabajadora a sumarse a las concentraciones que hay convocadas ...

Leer más...

El Gobierno busca despedir de la Administración entre 700.000 y 900.000 temporales interinos. El mayor ERE de la historia.

En septiembre de 2016 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dicta una sentencia que reconoce que los trabajadores temporales interinos tienen derecho a indemnización en caso de extinción ...

Leer más...

1º de mayo: respondamos con contundencia a las agresiones del capital y su gobierno

No es cierto que exista una política que beneficie a todos; los gobiernos representan los intereses de la clase social dominante. En una economía capitalista el incremento del beneficio empresarial supone el empeoramiento en las condiciones de vida ...

Leer más...