Boletín de información del EEC. 21 de Mayo de 2017.
 

Boletín Rojo

del Espacio de Encuentro Comunista

No os lamentéis, organizaos



Sábado 27 de Mayo: Marchas de la Dignidad

 

29 de abril. La madreEl sábado 27 de Mayo se realizan de nuevo las Marchas de la Dignidad que, en esta ocasión, como en su primera cita, convergirán desde toda España en Madrid. Habrá varias columnas que partirán desde distintos puntos de Madrid. Al final, todas se encontrarán en Cibeles a las 17 horas (5 de la tarde) para arrancar desde allí y continuar por Gran Vía.

El Espacio de Encuentro Comunista (EEC) llama a toda su militancia a participar en esta manifestación que tiene un marcado carácter de clase y combativo.

Queremos pedirte que nos juntemos los militantes del EEC en las escaleras del antiguo edificio de Correos, ahora Ayuntamiento de Madrid, a las 16,45 (5 menos cuarto de la tarde), con el fin de marchar juntos en la manifestación.

 

El texto que se reproduce a continuación está disponible en forma de díptico en pdf para imprimir y difundir.

 

RECUPERAR LA CALLE Y LA INICIATIVA EN DEFENSA DE NUESTRAS CONQUISTAS HISTÓRICAS
DEFENDER POSICIONES DE CLASE Y ORGANIZARNOS COMO TAL
LIBERTAD PARA NUESTROS PRESOS POLÍTICOS POR LUCHAR

Desde su origen, el 22 de Marzo de 2014, las Marchas de la Dignidad sostuvieron la lucha y la movilización de las clases trabajadoras contra las agresiones del capital y sus gobiernos en un momento en el que la protesta declinaba y mostraba signos de agotamiento. Durante estos años las Marchas de la Dignidad han sido uno de los escasos referentes aglutinadores y organizadores de las resistencias de nuestra clase.

En estos años, las Marchas han aportado también un importante grado de clarificación y de radicalización de la protesta política, económica y social en un contexto en el que el reformismo y el ciudadanismo habían desdibujado la lucha popular, desviándola hacia la “ilusión democrática” del parlamentarismo y el interclasismo de “la gente”. Las reivindicaciones de la clase trabajadora son innegociables e incondicionales. No debemos vincularlas a las posibilidades de asumirlas o no por parte del Estado capitalista. Nada debe comprometer a nuestra clase con él. Las Marchas vienen planteando desde sus primeros momentos que vivimos bajo la agresión del capital y sus instituciones (gobierno español, UE, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional, etc.) contra los trabajadores, por lo que sus reivindicaciones siempre han mantenido una perspectiva de clase.

Desde esa perspectiva el Espacio de Encuentro Comunista (EEC) acude a las Marchas, como ya venimos haciendo desde nuestro nacimiento, con la intención de contribuir a reforzar esas posiciones que, hasta hoy, han venido siendo mayoritarias en la organización de las mismas. Bienvenidos sean los que ahora llegan, siempre y cuando no sea para boicotearlas, como hicieron el año pasado en Madrid con la contramanifestación de su Plan B para Europa, siempre que no sea para intentar rebajar sus contenidos políticos, en plan negociación o reestructuración de la deuda soberana española, en lugar de su impago; para hacerse con la coordinación de las Marchas o intentar capitalizarlas para sus intereses electoralistas.

Hoy las pensiones públicas están más amenazadas que nunca. Mientras Rajoy reconoce ante la Comisión Europea que el déficit de las pensiones será histórico -18.600 millones en 2017-, los “expertos” del capitalismo se aprestan a anunciar su muerte y a recomendar, a quien pueda pagarlos, la suscripción de planes de pensiones privados, los partidos parlamentarios apuestan por una nueva reedición del Pacto de Toledo, causa y origen del déficit de las pensiones, debido a la doble fuente de financiación de las mismas. Debemos defender nuestras pensiones, como el resto de prestaciones de protección social (subsidios de desempleo, rentas de inserción, becas, educación y sanidad públicas, etc.). Exigimos la derogación de la Ley 15/97 del PP, que fue apoyada por el PSOE, y de la reforma sanitaria del PP en 2012. Las prestaciones sociales no son concesiones generosas de ningún gobierno del capital (todos bajo el capitalismo) sino conquistas logradas con nuestras luchas. Y debemos exigir que esas pensiones dependan solo de los Presupuestos Generales del Estado, vía impuestos porque para eso los pagamos.

A su vez, necesitamos organizarnos unitariamente contra la agresión que supone la represión política que ejercen contra los trabajadores el capital, sus gobiernos, sus leyes, su policía, sus jueces y fiscales, los empresarios y los medios de comunicación del sistema, y que sufren sindicatos (cerca de 600 sindicalistas encausados desde el inicio de las huelgas generales durante el período de la crisis capitalista) y otras organizaciones de clase. Debemos superar la atomización de la lucha antirrepresiva, dotarla de un contenido de clase, porque no es la libertad de expresión en genérico la amenazada sino nuestro derecho a organizarnos, a luchar, a responder contundentemente contra la violencia del capital que sufrimos. La obsesiva mención solo de la Ley Mordaza (Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana), ocultando la importancia del nuevo Código Penal, como legislación represiva muestra, a partes iguales, la visión pequeñoburguesa de la legislación antidemocrática, como leyes que solo recortan las libertades de expresión y de opinión, y la intención perversa de negar el carácter de clase de la represión política. En los dos últimos años todos los juzgados y/o condenados a penas de prisión lo han sido por el Código Penal, lo que hace de España un país con presos políticos. Mientras la Ley Mordaza multa, incluso muy onerosamente, faltas administrativas, el Código Penal criminaliza lo que define como delitos condenables con penas de prisión mayor. Rechazar una y eludir hacerlo con la otra es, independientemente de la voluntad que se esconda tras ello, es complicidad con la represión o ignorancia. Exigimos la libertad inmediata de nuestros presos políticos por luchar contra las medidas del capital y sus gobiernos contra nuestra clase.

Pero nuestras luchas no podrán mantener su recorrido si, junto a una mayor claridad en las posiciones de clase, no nos organizamos como tal. Las ideas no viven sin organización. Y necesitamos hacerlo al margen de esos charlatanes de la feria parlamentaria, la ambigüedad como relato, el posmodernismo como visión desclasada del mundo y la progresía de su capitalismo de rostro humano. La clase trabajadora necesita un proyecto propio y autónomo y organizaciones que le pertenezcan porque nazcan de ella y vayan a ella.

NO AL PACTO DE TOLEDO, EN DEFENSA DE NUESTRAS PENSIONES.
NO AL PAGO DE LA DEUDA. NO A LA UE. NO A LA OTAN.
DEROGACIÓN DE LAS REFORMAS LABORALES DEL PSOE Y DEL PP. SI NO NOS DAIS TRABAJO, EXIGIMOS COBERTURAS DIGNAS DE DESEMPLEO.
NI UN SOLO RECORTE MÁS. RECUPEREMOS PARA LO PÚBLICO LO PRIVATIZADO.


Viernes 26 de mayo: Cinefórum en Madrid

 

26 de mayo. Diez días que estremecieron al mundoEn Madrid continúan las proyecciones cada último viernes de mes, actividad que forma parte de los actos del Centenario de la Revolución de Octubre.

Este viernes, 26 de mayo, se proyectará la película Diez días que estremecieron al mundo en la librería Sin Tarima, en la calle Magdalena 32 de Madrid, en la linea 1 de metro.

La proyección comenzará a las 7 de la tarde.

Diez días que estremecieron al mundo es un documental para televisión realizado en 1967 con motivo del 50 aniversario de la revolución rusa de 1917. Se trata de una coproducción de la Unión Soviética y el Reino Unido.

El relato abarca un periodo histórico que va desde la segunda mitad del siglo XIX, con la abolición de la servidumbre y la coronación del Zar Nicolás II hasta la toma del poder por los bolcheviques en octubre de 1917. Muestra imágenes de archivos y cinematecas rusas junto con fragmentos de películas clásicas como Octubre, de Serguei M. Eisenstein, co-dirigida precisamente por uno de los guionistas del documental.

Puedes obtener más información y consultar los datos técnicos aquí.

Crónica de la reunión de formación del pasado 6 de mayo

Tal y como se había acordado en la reunión de ECBs que se celebró a principios de marzo, el pasado día 6 de mayo se celebró la sesión en la que se presentaba el plan de formación del EEC. A la reunión asistieron todos los y las camaradas que se mostraron interesados, siempre con la idea de que actuaran como enlace en su ECB, haciendo así de la sesión una especie de formación de formadores.

La reunión comienza con una explicación de por qué se ha tardado tanto en presentar en público la tarea de formación. Por un lado, la actividad de la Comisión se vio afectada por problemas que, por muy rutinarios que sean, forman parte de la realidad de unos camaradas que tienen otras responsabilidades, ya sean familiares, laborales, estudiantiles o de militancia. Por otro lado, conseguir el material idóneo para facilitar una formación para perfiles tan diversos ha requerido buscar, probar y descartar muchas lecturas y vídeos para seleccionar unos pocos. Si algo ha quedado claro en los actos, charlas y reuniones que se han sucedido estos años es que las necesidades y condicionantes son muy diversos: hay muchos niveles de formación de partida distintos; habrá quienes puedan organizar una formación en grupo y los que se verán obligados a afrontarla en solitario, etc.

El material que se presentó no pretende ser ni una lista de definiciones “comunistas” que memorizar y repetir ni un “todo lo que debe usted saber sobre este tema”. Se plantea más bien como un “por dónde empezar”, aportando material adicional para quien desee profundizar. No se minimiza la dificultad de la tarea, pero se rechaza que se catalogue como imposible. Se parte de que todos podemos abordar una formación en serio si contamos con la voluntad y los apoyos necesarios.

En la reunión se presentaron las tres áreas de trabajo que se habían elegido, tres áreas que se consideran básicas para una formación marxista básica. No se planteó un orden concreto para abordarlas, ni se propuso un encadenamiento entre ellas. Se considera que en estos primeros pasos los camaradas pueden empezar por la temática que más motive al grupo, pues siempre se implicarán más en el tema en el que más ganas haya de aprender. También es posible llevar más de un tema a la vez, dedicando, por ejemplo, un día de cada semana para dos temas que se vayan alternando de una semana a otra.

Pues bien, las tres áreas que se presentaron fueron: el materialismo y la dialéctica, la concepción del Estado desde una perspectiva marxista y el estudio de la economía capitalista partiendo de El capital. Para cada una de ellas se aportó uno o dos textos básicos de estudio, una colección de textos que han sido históricamente claves en el tema en cuestión y una relación de enlaces a vídeos de carácter divulgativo (conferencias, clases universitarias, etc).

Veamos un resumen muy breve de cada una de estas áreas.

Sin duda alguna la sección sobre materialismo y dialéctica es la más árida. Por eso el material recomendado de partida es audiovisual. Durante la sesión se proyectaron algunos fragmentos de los vídeos seleccionados para mostrar cómo en ellos se plantean unas ideas clave que se repiten aún cuando los ponentes son distintos. Unas ideas que llevan desde la necesidad de procurarnos nuestros medios de subsistencia al concepto de totalidad orgánica de la sociedad capitalista. Se hace hincapié en la importancia del estudio de este tema, que por lo filosófico podría llegar a parecer despegado de nuestra realidad diaria, cuando la lógica dialéctica es la que fundamenta algo tan tangible como la contradicción irresoluble entre capital y trabajo. Se defiende al Marx nítidamente dialéctico frente a las reinterpretaciones -ya antiguas, por muy postmodernas que se presenten- que pretenden “domesticarlo” asociándolo a otras corrientes de pensamiento. Precisamente, los textos presentados como lecturas básicas dibujan un mapa de las distintas corrientes de pensamiento en la historia y la aportación de Marx, trascendiendo la dialéctica idealista de Hegel.

Para el estudio de la concepción del Estado en el marxismo, el texto guía es El Estado y la revolución, de Lenin. No es casualidad que este libro haya sido durante tanto tiempo un manual de formación en las agrupaciones comunistas hasta nuestros días. El libro hace un recorrido exhaustivo siguiendo la evolución del pensamiento de Marx y Engels sobre el tema según aparece reflejado en sus obras. El material de apoyo recoge enlaces a todos los libros de estos dos autores que cita Lenin en su obra, permitiendo al lector interesado ir recorriendo las fuentes originales. En estos tiempos de confusión sobre las posibilidades del parlamentarismo es necesario refrescar la caracterización del Estado como un ente no neutral, como un Estado burgués que defiende unos intereses concretos de clase.

Por último, el estudio de la economía capitalista parte de El capital. Pero conociendo la dificultad de comprensión de esta obra, se aportan una serie de textos introductorios que pueden servir de apoyo antes de abordar directamente la obra de Marx. Como tampoco se considera cosa menor la elección de un texto introductorio u otro, se presenta también material audiovisual en el que algunos autores marxistas explican la importancia de una traducción concreta, de un libro introductorio fiel, etc. Un par de vídeos se centran de manera especial en la teoría del valor de Marx, eje central donde iniciar su estudio.

Al finalizar la reunión, a la que solo faltaron camaradas de un único ECB, algunos asistentes expresaron su interés en tener una o varias sesiones de refuerzo de alguno de los temas tratados. Desde el grupo de formación se prestaron a atender estas reuniones específicas dentro de sus posibilidades. Por ahora se asume que la lista de materiales no se defiende sola pues, siendo muy extensa, recibirla sin más puede parecer tan inabordable como encontrar una lista de libros por Internet. Se atenderán las solicitudes de grupos o camaradas a través del correo del Espacio y se intentará habilitar con los interesados alguna sesión de introducción presencial o telefónica.

Por último, durante la reunión surgió la posibilidad de que varios camaradas que han estudiado algunos temas en profundidad puedan hacer sesiones monográficas de su especialidad. Se concretaron un par de propuestas y se hará publicidad de dichas sesiones cuando sean programadas.

Aprendizaje y debate: crónica del cinefórum en Sevilla el pasado 29 de abril

El otro día nos reunimos para hacer la presentación del EEC en Sevilla y para ver la película “la madre” dirigida por Pudovkin. Yo no había visto antes esta película, ni había leído el libro y me sorprendí mucho. Esa madre, que vive en la miseria, que es maltratada, que se mata a trabajar,... Pero que pese a todo cree en el sistema, piensa que puede haber justicia. Su percepción cambia, va cambiando, a partir de la detención de su hijo por su culpa y cuando acaba el juicio pantomima en el que condenan al hijo, cambia de manera irreversible. El final de la película es demoledor.

Pero permitidme hablar del acto en conjunto, el acto comenzó con una introducción histórica al contexto de la película, realizada de manera excepcional por nuestro camarada Arturo. Después proyectamos la película y después de un pequeño descanso, yo hice una pequeña exposición presentando el EEC y sobre los nuevos partidos ciudadanistas. Finalizamos el acto con un debate sobre lo visto y hablado ese día.

Fueron las conversaciones que tuvimos lo que a mí más me lleno del acto, comunistas de distintas familias hablando de lo que nos une, sin fijarnos en lo que nos diferencia. Comunistas más formados, enseñando a los que tenemos menos conocimiento. Es en estos sitios donde te das cuenta de que nos une mucho más de lo que nos separa, porque lo que nos une es la miseria y la necesidad de salir de ella.

Lo que yo vi es que la sociedad es como esa madre, que cree en el sistema pese a los palos que este le da. Y pensé que la toma de conciencia de esa madre se puede extrapolar a los tiempos actuales. Solo tenemos que hacer ver que nadie está solo, que lo que nos pasa, le pasa a otra mucha gente. Que es la miseria la que tiene que ser nuestro motor para cambiar el sistema, y queridos, miseria hoy hay a capazos en España. Solo tenemos que lograr que los que hoy nos consideramos comunistas vayamos a una, es jodido por nuestro cainismo, pero creo que estos espacios de encuentro pueden lograrlo.

por Javier del Canto

* * * * *

Web del Centenario de la Revolución de Octubre en el EEC:

http://encuentrocomunista.org/centenario1917/

Redifusión libre
Lista de distribución del Boletín Rojo del EEC
Dirección de correo:
encuentrocomunista@yahoo.es