Feminismo

Publicado el 26 Feb 2018

8 DE MARZO. DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA (no de la empresaria, la banquera y la política que la explotan).

Castellano | Galego

 

La clase trabajadora tenemos muchos motivos para ir a una huelga general, y las trabajadoras, la mayoría de mujeres, tenemos todos esos y algunos más. Las medidas urgentes para la reforma del mercado laboral introducidas en los últimos años (2010-2012) han supuesto un agravamiento de las diferencias salariales y la precarización de las condiciones de trabajo de muchas mujeres, que se ven expulsadas del mercado laboral. Los constantes ataques al sistema público de pensiones, último garante de la estabilidad económica para las familias, tiene consecuencias más graves para las trabajadoras, que acumulan casi el 75 por ciento de los empleos a tiempo parcial, vidas laborales más cortas y salarios más bajos. Los recortes presupuestarios en materia de gasto social suponen asimismo un ataque a los derechos de las trabajadoras al verse despojadas de los servicios necesarios para revertir su situación de desigualdad (guarderías públicas, comedores escolares, centros de día y residencias, centros de planificación familiar, de formación, de acogida, ayudas para mujeres maltratadas, etc.).

 

Como trabajadoras y feministas, estamos dispuestas a hacer huelga e invitar a los hombres a unirse a ella para revertir esta situación. Pero una huelga que esté organizada desde la base social, por nosotras mismas y nosotros mismos, desde nuestras asociaciones. No estamos por seguir llamamientos que -en última instancia- ...

Leer más...


 

8 DE MARZO. DÍA INTERNACIONAL DA MULLER TRABALLADORA (non da empresaria, a banqueira e a política que a explotan).

A clase traballadora temos moitos motivos para ir a unha folga xeral, e as traballadoras, a maioría das mulleres, temos todos eses e algúns máis. As medidas urxentes para a reforma do mercado laboral introducidas nos últimos anos (2010-2012) supuxeron un agravamento das diferenzas salariais e a precarización das condicións de traballo de moitas mulleres, que se ven expulsadas do mercado laboral. Os constantes ataques ao sistema público de pensións, último garante da estabilidade económica para as familias, ten consecuencias máis graves para as traballadoras, que acumulan case o 75 por cento dos empregos a tempo parcial, vidas laborais máis curtas e salarios máis baixos. Os recortes orzamentarios en materia de gasto social supoñen así mesmo un ataque aos dereitos das traballadoras ao verse desposuídas dos servizos necesarios para reverter a súa situación de desigualdade (gardarías públicas, comedores escolares, centros de día e residencias, centros de planificación familiar, de formación, de acollida, axudas para mulleres maltratadas, etc.).

Como traballadoras e feministas, estamos dispostas a facer folga e convidar os homes a unirse a ela para reverter esta situación. Pero unha folga que estea organizada desde a base social, por nós mesmas e nós mesmos, desde as nosas asociacións. Non estamos por seguir chamamentos que -en última instancia- proveñen de arriba, como é o caso da Folga Feminista ...

Leer más...


Publicado el 31 Ene 2018

La marcha internacional de mujeres o la artera instrumentalización del feminismo

Artículo publicado en Canarias Semanal

 

 

Probablemente a estas alturas muchas personas observadoras se habrán percatado de que la denominada Marcha Internacional de Mujeres (Women's Global March), de la que recientemente se ha celebrado la segunda edición anual, es un apéndice del Partido Demócrata de los EEUU y por ende de los intereses reales que representa. En lo que sigue se ofrecen algunos datos que corroboran esta impresión, con una pizca de historia (que siempre ofrece mayor perspectiva), y se propone una reflexión sobre las implicaciones que ello tiene para los movimientos de emancipación, especialmente el feminista.

 

El partido demócrata es una de las dos cabezas del único cuerpo que controla todos los aparatos del Estado norteamericano en beneficio de la clase capitalista. Para mantener la ficción de que sus políticas y valores son diferentes a las del partido republicano, los demócratas se presentaban antes como el partido de la “clase media”, es decir, las familias trabajadoras en pos del “sueño americano”. Desde los años 80, cuando los intelectuales ultraliberales dijeron que ya no había que hablar de clases, que había que pregonar que estas habían desaparecido y ya no creaban identidad, el partido demócrata dirigió de forma más firme sus reclamos electorales a otras identidades: las de género, raza, religión, orientación sexual, etc. Hicieron una fuerte labor de cooptación de grupos de mujeres, asociaciones por los derechos civiles, inmigrantes..., lo que ...

Leer más...


Publicado el 07 Ago 2017

La fuerza de trabajo reproductiva, mercancía al alcance de poc@s (tener hijos, algo inalcanzable para much@s).

Durante los últimos años, el debate sobre lo que comúnmente se conoce como vientres de alquiler ha tomado fuerza en España. Con el nombre más políticamente correcto de gestación subrogada, estamos asistiendo a una proliferación de noticias, artículos y espacios en los medios masivos de comunicación sobre esta práctica que, de momento, no es legal en nuestro país. Hay incluso una Iniciativa Legislativa Popular en marcha, auspiciada por asociaciones que defienden su legalización, y el partido Ciudadanos acaba de presentar una propuesta de ley en el parlamento para su regulación1 ¿A qué se debe tanto ruido mediático en torno a este tema? Hay al menos tres poderosas razones. Primero, la demanda de gestación subrogada la compone un grupo privilegiado: individuos y familias de alto poder adquisitivo e influencia. Segundo, la gestación subrogada es, a nivel mundial, un negocio que rinde suculentos beneficios a las empresas de reproducción asistida y sus equipos médicos y legales. Tercero, los países que han sido hasta hace poco las mayores fábricas de bebés subrogados del mundo (caso de India, México, Camboya o Tailandia) han puesto en vigor leyes más restrictivas; de modo que para los demandantes españoles la búsqueda de madres subrogadas se restringe a países más cercanos como Rusia o Ucrania, que excluyen a las parejas homosexuales, o a los Estados Unidos, que las incluye, pero sus costes son mucho más elevados.2

 

Leer más...



Publicado el 03 Jul 2017

Trump, los tacones de la rubia y el amor de Carmena: sobre las incoherencias del pensamiento liberal y feminista posmoderno II (desde el corazón)

Volvemos sobre las trampas que encierra el discurso liberal y feminista posmoderno, que, como dominante en la política institucional de signo “progresista”, en los grandes medios y en la Universidad, lo llamaré abreviadamente “feminismo institucional”1. Este discurso, y las políticas que inspira, es hegemónico desde hace al menos tres décadas, período durante el cual ha ido enraizando la política neoliberal orientada a acabar con los derechos sociales, el llamado Estado de Bienestar. Tenemos, por tanto, suficiente perspectiva ya como hacer balance de sus resultados y consecuencias, que -dicho por adelantado- no se auguran óptimas para la mayoría de las mujeres, ni para el feminismo como movimiento de emancipación. Por eso es importante ser conscientes y plantarle cara.

 

Empapado de las ideas del liberalismo, el feminismo institucional tiende a hacer tabla rasa de que la sociedad está dividida en clases o, en el mejor de los casos, considera que la diferencia de clase es un dato secundario, que no crea identidad. De ahí que los papeles protagonistas de sus discursos vayan a las diferencias/identidades de género, de etnia/raza y de orientación sexual, fundamentalmente; y que sus propuestas se dirijan a las mujeres, las minorías étnicas y la comunidad homosexual-transexual (colectivos LGTB). Esto es lo que en el mundo anglosajón, que es quien dicta las tendencias, se llama “políticas de identidad”, ...

Leer más...